Tan importante es descansar la espalda como la cabeza, y generalmente salvo que por prescripción médica nos recomienden otra cosa, debemos dormir con almohada aunque sea baja.

 

Antíguamente las almohadas estaban rellenas de borra, lana, trozos de esponja y otros materiales como miraguano o algodón, precisamente porque las esponjas enteras son muy uras y si se usan las menos densas no sujetarían bien la cabeza.

 

La solución viene con la evolución de los materiales que se utilizan para fabricar los mismos colchones, y en este sentido el material viscoelástico ha supuesto un gran avance a la hora de diseñar no solo colchones, sino también cubre camas y cabeceras viscoelásticas,

 

Una almohada viscoelástica es el remedio más infalible para dormir por estas cinco razones:

 

- Se adapta perfectamente al contorno del cuello

- Te sujeta la cabeza sin que te hundas demasiado

- Es un material cómodo y agradable

- El viscoelástico recupera la forma al levantarte

- Tiene una densidad uniforme

 

La Almohada cuenta con una doble funda nterior confeccionada 50% algodón y 50 % poliester y una  exterior que es 100% algodón.