Controlarse el azucar en casa resulta muy fácil  ya que el glucómetro funciona automaticamente y todo cuanto tenemos que hacer es pincharnos en el dedo para que fluya una gota de sangre y pasar la tira reactiva por la gota para que este pequeño aparato electrónico indique digitalmente la cifra de azucar que tenemos.

 

En el centro medico, el control de la diabetes suele llevarlo la enfermera, pero a veces también el médico nos tomara una muestra de sangre para hacernos la prueba del azucar de la misma forma que la hacemos en casa, es decir con un glucómetro medidor de azucar que analiza la sangre mediante unas tiras que reacionan a la glucosa y además mide la cantidad  expresándola en números enteros junto a la fecha y la hora de la prueba, ya que todas estas anotaciones quedan grabadas en la memoria del aparato.

 

Para tomar la tensión, el médico suele utilizar un esfignomanómetro también conocido como tensiómetro manual, pero en casa lo normal es tomarnosla con un tensiómetro automático o tensiómetro de muñeca, que como indica su nombre se coloca en la muñeca, y más concretamente en la izquierda.

 

En estos tensiómetros automáticos las cifras tambien aparecen en una pantalla, aunque en este caso también se muestran las pulsaciones por minuto para que tengam,os un mejor control y sobre todo para que podamos comparar estas cifras con las consideradas normales o dentro de una franja óptima.

 

Ya lo sabes, la tensión y el azucar aunque te lo controlen en tui centro médico, puedes tomártelas en casa con estos dos medidores sencillos de utilizar.