Si viajas al extranjero lo primero que deberás saber es que quizás en las farmacias del pais donde vayas no llegue el medicamento que estas tomando, así que será cuestión de hablar con tu médico de cabecera para que te dé las recetas necesarias y puedas comprar la medicación que vayas a necesitar durante ese tiempo.

 

Si llevas insulina recuerda llevarlas en carteras y recipientes especiales para que se conserven a la temperatura necesaria, y si tomas pastillas asegúrate de llevar el prospecto y mejor sin sacarlas de su envase original y conservando incluso la caja, ya que en la aduana pueden requisarte las pastillas sueltas o ser esto motivo de retención mientras averiguen de que son los comprimidos.

 

Uno de los consejos de la Fundación para la Diabetes es que lleves una breve instrucción médica traducida al inglés - o al idioma utilizado en el país al que viejes - de manera que en caso de urgencia puedas mostrarlo al personal médico.

 

Consulta a las azafatas si las medicinas pueden ir en tiu equipaje o tienes que entregarlas para que viajen en la cabina del avión, y sobre todo consulta siempre lo que no sepas.

 

No olvides llevar el glucómetro para medirte el azucar y de llevar tiras reactivas suficientes, y por supuesto no olvides anotarlo en tu agenda para llevar el control médico necesario y facilitar estos datos a tu enfermera, ya que será muy mportante conocer como respnde tu cuerpo en circustancias que no son las que habitualmente tienes.

 

No olvidar llevar alimentos para tomar en caso de hipoglucemia, y si no te dejan llevar en el avión, solicitalas a la azafata, no dudes en variar tu menú diciéndo que eres diabético, pues algunas compañías si lo saben con antelación, ya te servirán un menú adecuado bajo en azúcares e hidratos de carbono.