El primer y gran consejo para dormir es ser metódico, ya que el cuerpo humano funciona como un reloj y se acostumbra rápidamente a los hábitos diarios, entre los que se incluyen comer a la misma hora y hacer lo própio cuando llega el momento de dormir.

 

La mayoría de los trastornos del sueño se producen cuando una persona está acostumbrada a una cama, una almohada y una hora en concreto y de repente, un día tiene o que dormir fuera de casa o por las razones que sea tiene que madrugar y por tanto acostarse mas temprano.

 

En estos casos, el cuerpo responde con un mensaje de alerta  e inconscientemente se niega a dormir.

 

El segundo consejo es dormir siempre en un ambiente relajado.

 

Olvídate de ponerte la tele para dormir, ya que si lo haces te mal acostumbrarás. Esto solo es aceptable cuando nos echamos la siesta en un sillón y aprovechamos un documental aburrido para dormir unos minutos, pero cuando se trata de dormir durante horas, aunque nuestra mente anula los sonidos que le interesa, en realidad "los está oyendo" y tanto es así que cuando nos acostumbramos a dormir con la tele o la radio puesta, en el momento que nos la apagan nos despertamos.

 

No siempre podemos dormir en un ambiente relajado, ya que a veces nos tocará dormir incluso en un autobús, un tren o un avión, y no hay cosa mas molesta aparte del ruido que la luz, bien sea la que entra por los cristales o bien las lámparas, bombillas o tubos de luz que en ocasiones no apagan durante los trayectos.

 

En estos casos nuestro tercer consejo es que uses un antifaz para dormir, ya que con el cubrirás tus ojos protegiéndolos de la luz que incluso llega a la retina con los párpados cerrados.

 

Nuestro cuarto consejo es que cenes moderadamente y evites todo aquello que te mantenga alerta, como el café y los refrescos de cola, incluso hasta 8 horas antes de irte a dormir.

 

Seguro que con estos sencillos consejos te será mucho mas fácil coger el sueño cada vez que necesites dormir.