Dispensador de jabónDesde hace décadas se venia utilizando el jabón de tocador en forma de bloque sólido, al que todos conocemos con el nombre de pastilla de jabón, y que todavía pervive en nuestra época aunque el uso de geles y jabones líquidos la han desbancado de su puesto dejando las jaboneras vacías, un lugar donde muchos aprovechan para dejar la pasta de dientes, una vela o incluso los anillos o el reloj cuando vamos a la ducha.

 

Las jaboneras no tienen sentido sin las pastillas de jabón, y estas aunque se siguen fabricando, indudablemente se venden mucho menos que los dosificadores de jabón o los envases de recambios y es que a la nueva generación no solo le gusta mucho mas presionar un dosificador para obtener un opoco de jabón líquido, sino que además ven la pastilla de jabón de manos como un artículo de adorno, pese a que sigue siendo jabón.

 

Desde luego es mucho más cómodo y mas aséptico utilizar jabón guardado en un recipiente hermético que lavarnos las manos con una pastilla de jabón que desde luego hay que pasarla por agua antes de posarla en la jabonera.

 

Hay dispensadores de jabón de uso colectivo para los baños de residencias, bares, cafeterias, hoteles y empresas, que se colocan en la pared y se els conoce como dispensadores de jabon verticales o de pared que cuentan con sistema antivandálico y exteriormente son muy fáciles de limpiar.

 

Los fabricados en acero inoxidable resultan muy higiénicos y basta con apretar o pulsar el dosificador para que el aparato dispense una pequeña cantidad de jabón a cada pulsación, suficiente para lavarnos las manos.

 

Estos dispensadores admiten cuaqluier tipo de gel o jabón salvo los que contengan bactericidas y por sus prácticas medidas son suficientes para dispensar cientos de dosis de jabón sin desperdiciar la más mínima cantidad,