En un ambiente excesivamente seco es normal ver que las personas tienen sequedad en la piel y los labios cuarteados, aparte de que la falta de humedad se acusa en la respiración.

 

La humedad media de una casa debe estar entre un 40% y un 60% pero en verano el uso del aire acondicionado reseca el ambiente, lo mismo que ocurre en invierno con la calefacción, que también reseca el aire, así que en ambos casos se reduce la humedad de la estancia.

 

En ambos casos es necesario que en la estancia se reponga la humedad que se pierde con el uso de estos aparatos, así que al margen de los remedios caseros, para tener un grado óptimo de humedad, sin duda lo mejor es usar un humidificador eléctrico que regule estos porcentajes "reponiendo" la humedad ambiental que falta.

 

 

Aunque los humidificadores pueden funcionar de diversas maneras, el sistema más recomendable es el que  vaporiza el agua, de manera que  reparta la humedad por la estancia como el humidificador de aire Beurer por vapor que incorpora un ventilador silencioso para repartir el aire húmedo alrededor de donde esté colocado.

 

Este aparato se controla mediante leds luminosos y tiene un grán deposito de agua que almacena hasta 5 litros y deja ver el contenido desde una ventana para saber en todo momento la que tiene de reserva.

 

Con la capacidad que tiene este aparato humidificador, puede mantenerse una estancia de hasta 50 metros cuadrados y puede usarse de manera constante puest que el aparato es de bajo consumo.