Tener las cosas ordenadas no solo supone un ahorro de espacio, sino que  también permite vivir mas tranquilos y relajados por la sencilla razón de que el caos y la dejadez son aliados del estrés, mientras que el orden y la organización aunque suponga más trabajo, nos ayuda a estar más relajados.

 

La relación del orden con el relax

 

Un ropero bien ordenado nos permite vestirnos rápido cuando tenemos prisa, pero también ayuda a decidir que ropa nos ponemos, sobre todo si está ordenada y a la vista.

 

Lo mismo supone con un zapatero bien ordenado ya que es mucho mejor tener los zapatos bien colocados que no andar buscándolos a ultima hora, y más si los tenemos todos revueltos y desorganizados.

 

Un organizador de zapatos además de ahorrar tiempo tanto a la hora de recoger como cuando vamos a calzarnos, nos permite decidir rápidamente que calzado ponernos, eligiendo más rápidamente que si tuvieramos que buscarlos todos por diversos sitios.

 

La manera más lógica de guardar las medicinas en casa es ponerlas siempre en el mismo estante o cajón, de manera que no demos vueltas ni nos volvamos locos abriendo cajones cada vez que tengamos que buscar el botiquín.

 

El própio botiquín también debe estar ordenado por dentro para que enseguida encontremos las tiritas, el agua oxigenada, las vendas o cualquier cos que necesitemos.

 

En definitiva, el orden de una casa comienza con la disposición lógica de los muebles, algo que conocen muy bien los interioristas y que nosotros deberíamos aprender.

 

Aparte de los muebles, los espacios que nos ofrecen estos también deben ser utilizaos racionalmente, de manera que podamos tener un espacio para los cojines, unos estantes para el material médico y las pastillas, el botiquín y cosas por el estilo y sobre todo teenr los cajones ordenados con las cosas de la costura, las libretas y bolígrafos, las llaves, los móviles y en definitiva poner cada cosa en su sitio y guardarlas de nuevo cada vez que se usen para que siempre sepamos donde está cada cosa, algo que resultaría muy dificil si guardamos todo junto, o lo que es lo mismo, revuelto.

 

Cuando uno no encuentra unas llaves en casa es que sencillamente no las ha dejado en su sitio correspondiente o no tiene un sitio específico donde dejarlas y como este ejemplo podríamos citar muchos más, así que para no salir loco ni llegar tarde a ningún lado, recuerda que el orden de las cosas será tu mejor aliado para encontrarlas cuando las necesites.