Se conoce como órtesis a los aparatos o dispositivos, férulas, ayudas técnicas y soportes usados en ortopedia, fisioterapia y terapia ocupacional que corrigen o facilitan la ejecución de una acción, actividad o desplazamiento, procurando ahorro de energía y mayor seguridad.

 

Un claro ejemplo de órtesis son las rodilleras, las coderas, las fajas, las muñequeras y los collarines cervicales.

 

Todos estos aparatos sirven para sostener, alinear o corregir deformidades y la mayoría de ellas se utilizan cuando tenemos un esguince, tenemos que inmovilizar una parte de nuestro cuerpo o sencillamente necesitamos comprimir o sujetar unos músculos, ligamentos o huesos determinados para sentir alivio.

 

Hay órtesis rígidas como pueden ser las escayolas que nos ponen en las clínicas y hospitales, y otras órtesis blandas que están fabricadas con materiales blandos y comprimibles como las rodilleras, las muñequeras y las cinchas con velcro que tambien se ajustan a la zona que se quiere comprimir o asegurar.

 

También hay órtesis semirígidas como las botas abiertas o los zapatos para escayolados que tienen una parte rígida, en este caso la suela, y otra blanda para ajustarse a la forma de la escayola.