La sauna facial es un aparato que se utiliza para tomar una sauna en el rostro, ya que está diseñada para que el vapor de baja intensidad que produce el aparato, penetre en la piel de forma suave.

 

Una de las razones que hay para tomar saunas faciales es que aunque nos lavamos la cara con agua y jabones, nunca conseguiremos dejarla tan limpia como con el vapor  de agua que genera este sencillo y práctico aparato.

 

El vapor de esta mini sauna consigue dilatar los poros de forma muy suave, al tiempo que consigue una limpieza de cutis que difícilmente se obtine con ortros métodos.

Como ya comentamos en un post anterior, , nuestra epidermis  acumula una serie de partículas invisibles que se depositan en los poros y que por mucho que nos lavemos la cara no podemos eliminar, pero que no se resisten al vapor de la sauna facial que consigue eliminarlas proporcionando una limpieza muy diferente a la que se logra con agua y jabón.

 

Los efectos de la sauna rejuvenece la piel al tiempo que destaponan y abren los poros, facilitando una correcta ventilación e hidratación que contribuye al rejuvenecimiento de la piel, en este caso la del rostro que es la mas expuesta al exterior.

 

Si hasta hace bien poco para tomar una sauna en el rostro había que ingeniarselas con complicados remedios y trucos caseros, ahora es justo lo contrario, ya que el aparato resulta mucho más cómodo y sencillo que cualquier otro método por ingenioso que sea, y sobre todo la sauna facial es muy segura ya que el mismo digusor hace de soporte y basta con que apoyemos el trostro suavemente para impedir que se escape el vapor y de esta manera se aproveche la totalidad de cada vaporización.