Silla de ruedas

Las sillas de ruedas además de servir para transportar a personas con poca movilidad, también son un elemento clave para que estas puedan cambiar el ritmo de su vida y puedan moverse por ellas mismas o ayudados por el cuidador.

 

El papel de las sillas de ruedas es el de la movilidad, puesto que se trata de un vehículo si puede llamarse así, que facilita la movilidad tanto dentro como fuera de casa, permitiendo al enfermo o convaleciente cambiar de sitio y moverse para ponerse en lugar mas cómodo o resguardado.

 

Una silla de ruedas siempre hace falta tenerla en las casas donde viven personas mayores aunque no estén impedidas, puesto que puede darse el caso de que se lastimen o mareen y haya que transportarlas aunque sea hasta la cama, algo que parece fácil pero siempre que la persona pueda andar, puesto que si no colabora nos encontramos que manejar el peso de una persona resulta más dificil en la practica de lo que a simple vista pudiera parecer.

 

La persona que se sienta en una silla de ruedas puede manejarse incluso por alguien que apenas tenga fuerza ya que el peso de quien está sentado no se distribuye uniformemente entre las cuatro ruedas de la silla, siendo las traseras de mayor diámetro las que soportan la mayor parte del peso, aunque el centroi de gravedad está perfectamente equilibrado y facilita el giro de la silla y el traslado sin desplazamientos bruscos.