La mejor cáma no es la mas blanda, a pesar de que cuando nos tumbamos en un sofá mullido o en una cama con colchón blando nos parece que es la mejor manera para descansar.

 

Las personas no deberíamos dormir en los sofás por mucho que creamos que son sitios más que cómodos, puesto que aunque al tumbarnos el cuerpo se hunde y se acomoda, a las pocas horas la columna vertebral tendrá que hacer de soporte rígido sin tener abajo un soporte que la sostenga.

 

Aunque el colchón de una cama sea rígido, el soporte o somier también tiene que serlo puesto que debemos desacansar sobre una superficie si no rígida, al menos firme.

 

Los somieres articulados de lamas de madera ofrecen una combinación de firmeza y comodidad a la vez puesto que nos permite adoptar posturas cómodas y a la vez tener el cuerpo "sujeto" sin que la columna tenga que hacer esfuerzos innecesarios.

 

Todos hemos visto en alguna ocasión los somieres especiales que permiten adoptar posturas cómodas en la cama como permanecer sentados en ella, levantar las piernas o simplemente descansar reclinados. Estos somieres que eran exclusivos de hospitales, ahora se fabrican para usarse en casa, resultando muy económicos ya que no hay necesidad de que tengan motores eléctricos como los de los hospitales.

 

Por lo demás se comporta como un somier normal, ya que aunque el respaldo puede levantarse también puede bajarse quedando totalmente plano y horizontal, así que pued usarse para dormir y tambien para incorporar a la persona encamada con el fín de que pueda comer, leer o ver la televisión sin levantarse de la cama.