De todos los soportes que se han venido utilizando para colocar el colchón, los mas habituales han sido estos:

 

- Somier de muelles

- Tablero de madera

- Somier de lamas

- Base tapìzada

- Canapé 

 

La utilización de una u otra base corresponde a una opción personal pero hay que tener en cuenta algunas ventajas e inconvenientes de cada uno de estos soportes:

 

Ventajas e inconvenientes de los soportes de colchón

 

El somier de muelles consiste en una base de alambre duro entrelazado que se sujeta al marco del somier mediante muelles para restar rigidez al conjunto.

Tiene un inconveniente y es que el alambre termina por ceder y el somier deja de tener la sujección que ofrece cuando está nuevo, y por tanto tiende a deformar el colchón y acabamos hundiéndonos como si el somier fuera una hamaca de malla y acabamos descansando mal, por la postura inadecuada que coge la columna.

 

El tablero de madera es una solución a corto plazo que se suele utilizar cuando nuestros somieres de muelles pierden la rigidez y el médico nos recomienda domir sobre una base dura.

Se suelen utilizar cortándolos a medida de un tablero de aglomerado de al menos 19 mm de grosor, aunque para camas de matrimonio se recomiendan gosores algo mayores.

El inconveniente del aglomerado es que al trarase de un tablero confeccionado con virutas de madera, es un mal aliado de la humedad y aunque parezca mentira, se deforma y debilita por lo que si se usa de manera contínua habría que darle la vuelta cada cierto tiempo, pero aun así la humedad lo irá destruyendo.

 

El somier de lamas tiene la ventaja de ser una opción intermedia entre el somier de muelles y el tablero de madera, ya que  las lamas de madera están dispuestas en forma de arco de manera que al colocar el colchón encima, la propia forma impide que las tablas se debiliten y se arqueen en sentido contrario, es decir, hacia abajo.

Si por casualidad se rompiera alguna lámina bastaría con sustituirla sin tener que cambiar el somier entero.

 

La base tapizada para colchones no es sino una tabla con una fina esponja y tapizada con tela, pero la efectividad es la misma que la de un tablero de madera, porque exactamente es una tabla con patas aunque tapizada con tela.

 

El canapé para colchones en realidad es un mueble articulado cuya tapa es la base que se utiliza para el colchón.

La tapa del canapé es de madera tapizada y por tanto, aparte de la ventaja de servir como mueble para meter las mantas, sabanas edredones o cualquier otra cosa, también sirve para sujetar o servir de base para el colchón.