El dolor cervical puede presentarse debido a las anomalías en las partes blandas, músculos, ligamentos, discos y nervios, así como en las vértebras y sus articulaciones.

 

Ante estos dolores, el paciente debe acudir a su médico, y será el quien nos remitirá al traumatólogo o al rehabiitador para que nos examinen bien.

 

En las radiografías se pueden ver las vértebras cervicales con mas o menos claridad, y el médico podrá realizar un primer  diagnóstico, para determinar la causa del dolor, aunque si este vá acompañado de otros síntomas , es posible que nos hagan una electrromiografía, un TAC o una resonancia magnética donde se aprecie con más claridad toda la zona.

 

Mientras que los tratamientos de rehabilitación y los analgésicos tratan de mitigar el dolor, hay algo que no deb faltar ya sea solo o como comlemento de estos; el calor local

 

No hay mejor forma de aplicar calor al cuello que utilizando la  Almohadilla Eléctrica Cervical  Beurer que no solo aporta calor sino que además  cuenta con tres niveles de potencia reguladas electrónicamente mediante pulsadores para que nos sintamos a gusto con la que seleccionemos de manera que nos caliente pero no nos queme.

 

Cada persona somos un mundo y cada uno de nosotros estamos hechos a unas costumbres, así que mientras que una persona prefiera y aguante un nivel alto de calor, otra preferirá un calor suave, y esto no es problema ya que esta almohada cervical cuenta con un regulador que la dejará justo en la temperatura que necesitemos.

 

La almohada cervical también incorpora un sistema de desconexión automática de seguridad tras usarla durante unos 90 minutos seguida, de manera que si nos quedamos durmiendo, ella sola deconectará el calor de manera que queda desconectada totalmente hasta que volvamos a conectarla de forma manual.