No se trata de pesarnos  y anotar nuestro peso en microgramos sino de llevar un control exacto de nuestro peso, y como las básculas varian y no todas marcan el mismo peso, para no hacerse un lío lo mejor es utilizar siempre la misma báscula y mejor si tenemos una báscula de suelo en casa.

 

Pesarnos en casa nos va a dar una mayor exactitud de peso ya que en las farmacias y consultorios médicos normalmente nos pesamos con ropa, y esta no se descuenta del peso que la enfermera anota, sino que la cifra que muestra la báscula se dá por válida aunque realmente unos dos o tres kilos corresponden a nuestra ropa y calzado.

 

En casa podemos tener la báscula en el baño y pesarnos desnudos, con lo cual la cifra que marca la aguja en la esfera de la báscula será la mas real que podamos obtener para un contól periódico de nuestro peso, sobre todo durante las dietas o los planes de adelgazamiento.

 

Si te pesas con ropa, tendrás que anotar la cifra que te indique la báscula de la farmacia puesto que no puedes descontar a ojo e peso de la ropa, y eso llevaría a que tenderíamos a redondear el peso a la baja y engañarnos a nosotros mismos. Lo ideal, pesarser en casa