Lo ideal en casa es tener un aparato de gimnasia, pero si hablamos de personas mayores, casi ningún aparato de fitness es recomendable puesto que la mayoría están pensados para personas jóvenes sin problemas de movilidad.

 

La clave, elegr bien el ejercício

 

Uno de los paratos más prácticos para hacer ejercicio en casa es el pedaleador que no es otra cosa que una máquina o aparato con pedales, como si fuera una bicicleta estática, pero prescindiendo del manillar y el asiento, ya que sinceramente, para pedalear solo hacen falta los pedales.

 

Un pedaleador por tanto es un par de pedales con soporte, de manera que podemos colocarlo en el suelo mientras estam,os cómodamente sentados en nuestro sillón viendo la televisión, leyendo o haciendo cualquier otra actividad.

 

Existen dos tipos de pedaleadores, los que simplemente son un soporte y dos pedales,  y los que incorporan un motor eléctrico para llevarnos los pies sin esfuerzo, así que ahora toca elegir el que mas te convenga, así que te explicamos las ventajas y diferencias de los dos.

 

El pedaleador manual

 

Como hemos comentado, se trata de un aparato formado con un simple soporte en el cual hay un eje con dos pedales, similares a los de las bicicletas.

 

Para realizar los ejercicios solo deberás sentarte en un sillón, arrimar el pedaleador y comenzar a mover las piernas al ritmo que tu te marques.

 

Tiene la ventaja de que no necesita una toma de corriente y de que además es más económico que el modelo eléctrico.

 

El pedaleador eléctrico

 

Este modelo de pedaleador con motor tiene una gran ventaja y es que resulta muy cómodo para las personas que nunca han hecho ejercicio, ya que su motor hace girar los pedales y con ellos tus pies, de forma que también puedes marcar el ritmo para que te los lleve a la velocidad adecuada para ti.

 

Este sistema de gimnasia pasiva, tonifica de la misma forma que si mueves los pies sin ayuda, pero en este caso, el esfuerzo es bastante menor aunque el ejercício sea el mismo.

 

También puede usarse sin la ayuda del motor, utilizándolo como un pedaleador normal accionado por la fuerza de los pies, por lo que puedes usarlo incluso en lugares donde no haya tomas eléctricas, aunque está diseñado para usarse como pedaleador automático.