Mover a una persona impedida no es anda fácil, y aunque lo intentemos entre dos o tres personas, si no se conocen las técnicas sera por lo menos dificultoso por no decir desastroso, pues por muchas personas que intenten colaborar, a veces resulta infructuoso y el resultado es que sobran personas y faltan técnicas.

 

 

Todo esto se resuelve con el uso de las grúas ortopédicas que facilitan la movilización del paciente y consiguen levantarlo sin esfuerzo impidiendo que  la columna vertebral, la cadera o las piernas tengan que soportar el peso del cuerpo.

 

 

La dficultad de mover a un enfermo entre varias personas queda resuelta con el uso de este aparato en forma de grúa, de la que cuelga una pieza que es la que sostiene el  arnes que realmente es lo que sujeta al paciente y lo mantiene seguro en todo momento.

 

 

Ya que este tipo de grúas puede manejarse por una sola persona, conviene tenerla en los casos donde solamente haya un cuidador o en las residencias de ancianos, hospitales y clínicas, ya que minimiza los costes por la sencilla razón de que no se necesita mas personal para estas tareas, y por tanto la inversión se recupera en poco tiempo.