Con el pedaleador de rehabilitación podemos mover las piernas sin esfuerzo ya que se puede utilizar con o sin motor  de manera que nos lleve los pies, o seamos nosotros los que realicemos la fuerza del pedaleo.

 

Realmente es una minibicicleta muy completa ya que sirve de bicicleta estática, pero no tienes que subirte en ella puesto que con solo colocar los pies en los pedales, ella misma se encargará de todo, gracias a la motorización que lleva que hace girar los pedales al ritmo que le marquemos.

 

Tampoco debes preocuparte por las molestas posturas que se adoptan en una bicicleta, sobre todo  si no estas acostumbrado a utilizarlas, ya que en esta bici, lo que haces es colocarla a tus pies mientras tu permaneces cómodamente sentado en un sillón, así de fácil.

 

Como puedes poner y quitar el automatismo con solo pulsar un botón, podrás combinar ejercicios de gimnasia pasiva o asistida, lo que viene estupendamente para rehabilitar las piernas, pero también puedes utilizarla haciendo fuerza en las piernas como si fueras en una bicicleta de las de toda la vida.

 

Merece la pena tener esta bici en casa, porque además de resultar muy práctica, la podrás guardar en cualquier rincón de la casa y utilizarla cuando la necesites.