La grán ventaja del pedaleador con motor es que sus pedales giran solos  gracias al mecanismo movido por un motor eléctrico de bajo consumo.

 

Esta mini máquina de gimnasia pasiva te ayuda a realizar exáctamente el mismo movimiento rítmico que realizan los ciclistas, aunque a una velocidad bastante mas moderada.

 

Aunque puede usarse sin motor, lo ideal es que cuente con el sistema de ayuda al pedaleo, que básicamente consiste en poner los pies sobre los pedales y adoptar una postura cómoda, y todo esto mientras permanecemos sentados en un sofá de la casa, ya que la máquina es tan pequeña que puede colocarse en cualquier sitio, incluso debajo de la mesa.

 

Cuando la usamos como un pedaleador normal no hay necesidad de que esté enchufado a la corrienta, y aunque está diseñado para usarse como pedaleador automático, en todo momento puede utilizarse como bicicleta estática, ya que al desconectar el motor los pedales siguen funcionando si se accionan con los pies.

 

El uso de estas máquinas de rehabilitación tanto para fisioterapia como para ejercitar las piernas, tiene un resultado satisfactorio y todas las personas que la tienen la recomiendan por su sencillez de uso.